Una sociedad menos restrictiva

Siempre que nos referimos a la voluptuosidad como herramienta de idilios debemos tener en cuenta que el cabello tendrá un atractivo grandísimo, bastante más del que presuponemos, esta particularidad ha llegado a ser muy relevante en numerosos escritos de amorío desde los comienzos de nuestra existencia y resulta ser un símbolo de hombría en los hombres y de delicadeza en las mujeres.

Las hembras al igual que los chicos generalmente pretenden hechizar con el cabello. El color, el volumen y el brillo son importantes si deseamos hechizar, pero los meneos y gestos que llevamos a cabo con los pelos obviamente suscitan interés. Unos optan por el pelo largo y otros por el corto, sin embargo como norma general les llama la atención bastante más largo y suelto.

Los machos reparan en el pelo de igual forma que en los ojos, la cara o las piernas de las féminas. La mayoría de las hembras lo saben de modo que utilizan un montón de artículos con el fin de protegerlo y además acuden a especializados en peluquería con el objetivo de peinarlo.

El ayer mitológico nos ha enseñado en todas las ocasiones a la chica sexshop barato despojada de ropa con largo cabello. En los tiempos de los romanos no recogerse el pelo llegó a ser muestra de pesar e incluso desamparo dado que la tendencia llegó a ser llevar el pelo retirado de la cara, para los señores romanos llevar el pelo corto sería lo corriente ya que el pelo largo era propio de sus contrincantes que eran los francos y por tanto con objeto de distinguirse se cortaban el cabello. Más adelante entre el siglo V y el XV el pelo largo fue señal de poder en los hombres, sin embargo todas las señoras tendrían que llevar el pelo retirado de la cara dado que la cristiandad obligaba a cumplir esas normas, reconociéndose la cabellera larga una peculiaridad de las prostitutas.

Quizás el cristianismo sea responsable de que se haya visto el pelo suelto como distintivo de lascivia dado que era inadecuado mostrarlo libremente, camuflándolo en algunos casos usando un chal. Por esta razón se comenzó a acudir a las peluquerías y salones de belleza puesto que la fémina tenía que ir con la melena recogida y bien peinada puesto que llevarlo sin recoger y sin arreglar se trataba de una muestra de su apatía y obscenidad. De ahí la frase “desmelenarse” que da a entender que en cualquier momento pueden tener encuentros sexuales de sexshop online.

Se desconoce si las hembras le otorgan tanto valor al pelo de los hombres. Sobre este tema podemos encontrar diferentes gustos, unas se inclinan más por la melena que por el pelo corto y también vemos a las que les cautivan los que llevan la cabeza rapada.

Actualmente las armas para la seducción son diferentes, estar más liberados y formar parte de una sociedad menos restrictiva, cada cual se pone lo que le gusta y por tanto de ningun modo hay pautas como años atrás.

El apasionamiento en estos últimos años engloba muchas más cosas que el cabello, puesto que hallamos lencería para varones y hembras y también juegos amorosos que aumentan por la red.

Comparte este post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr